Revista Tatarendy III

El trabajo y sus vicisitudes en la contemporaneidad.

tapa_tatarendyIII

La revista es un espacio que ha sido creado para tratar diversas manifestaciones culturales, artísticas, políticas, referidas a la salud mental y otras relacionadas a la vida actual. Se busca debatir cuestiones precisas del malestar contemporáneo, asumiendo que el psicoanálisis tiene presencia, al menos en la actualidad, en cuanto se le pide al psicoanalista que opine sobre cuestiones puntuales, no so-bre cosas generales; al decir de E. Laurent, se trata de mirar lo más próximo sin la exigencia del ideal, lo objetivo, obstáculo al vuelo interpretativo del movimiento expansivo de la vida, y el trabajo es algo muy próximo para un fin de este tipo.

En este sentido, nos interesa la divergencia en el inter-cambio, donde cada uno, a su manera y estilo, participa, y a través de la discusión se esclarece alguna orientación, se descubre colectivamente algo. Buscamos un lugar para un relato emancipatorio, en términos de J. Alemán, que nos saque del lugar de la pereza, de la no reflexión. Es decir, frente a las situaciones que nos toca vivir, pensar las modalidades actuales, y explorar qué vías son posibles para atravesarlas.

¿Por qué esta vez nos ocupamos del trabajo? Entre las actividades humanas preponderantes, el juego, el arte y el trabajo han sido de interés para el psicoanálisis a lo largo de su historia. En este número de la Revista Tatarendy nos ocupamos del trabajo y sus particularidades, ya que entendemos el trabajo como una categoría central y fundante, que da origen al ser social.

 Ya decía S. Freud en su obra titulada “El malestar en la cultura” que el trabajo liga al individuo a la comunidad humana y que es una vía para desarrollar lazo social. Freud ha señalado también, que así como el trabajo puede ser fuente de satisfacciones también puede ocasionar sufrimiento. Para ser fuente de felicidad, el trabajo debe ser elegido libremente; si no es así y sólo se encuentran obstáculos o una insuficiente movilización de la subjetividad para hacer un trabajo creativo se genera sufrimiento y alienación.

 El análisis del trabajo como fenómeno humano ha inspirado una serie de aportes que intentan recoger sus distintas facetas, manteniéndose como un eje constante las tensiones que lo caracterizan y la relación ambivalente que el ser humano tiene con éste. Una de las cuestiones interesantes del trabajo, como tema, es considerar, por obvio que sea, que no implica ni traduce un lazo social natural ni jurídico. Las leyes jurídicas del trabajo no son las leyes del psicoanálisis. Entonces, las leyes jurídicas del trabajo tienen su envés, como se puede extraer de las enseñanzas de J. Lacan, es decir, presentan dilucidaciones que permiten aproximarse a la relación, reprimida, del sujeto con voluntad o no hacia el trabajo.

 Hay muchas aristas para abordar al sujeto en su relación con el trabajo. El sujeto mantiene distintos niveles, grados y planos respecto al vínculo con el trabajo. En esta línea, psicoanálisis y trabajo es una conexión que no admite una interpretación ni rápida, ni prejuiciosa, ni habitual del sujeto implicado en un trabajo. Es una conexión que abre las puertas para interrogarse sobre las satisfacciones o no, en más o en menos, del vínculo sujeto-trabajo. Es el principio freudiano: desnaturalizar un vínculo, no verlo como algo natural sino en su relación con la cultura.

 El malestar, como Freud lo llamó, es decir lo que no marcha muy bien en la cultura, constituye un punto privilegiado para acercarnos al sujeto y su relación con el trabajo. Un malestar que traduce una forma de satisfacción, no necesariamente disfrutada ni aceptada por el sujeto. El asunto que se plantea es: ¿cómo puede hacerse para que en el sujeto con su modo de satisfacción, con las consecuencias que implica, se responsabilice y salga del estándar laboral del cual sintomáticamente resiste y admite? Es aquí donde ingresa el mandato dominante de la época con sus ofertas de trabajo-felicidad.

Si la premisa básica es que cada uno tenemos que distinguirnos del otro, en el marco de una individualización creciente, esto implica el trabajo a medida, ¿pero es necesariamente terminar en ser un emprendedor de uno mismo, buscando una radical distinción absoluta laboral, como al parecer establece irreversiblemente la época? Es verdad que en el florecimiento de lo múltiple cada uno puede ir en la dirección de obtener un poco más de goce aunque sin el apoyo de un discurso compartido, pero también es cierto que los síntomas, por nuevos que sean, son resistencias del sujeto a ordenarse en masa; este aspecto, en el campo del trabajo, se presenta interesante para ser indagado, pues los síntomas en el campo laboral podrían –es nuestra suposición– darnos pie para pensar, desde el psicoanálisis, políticas públicas de producción de satisfacciones que no anulen la particularidad del sujeto y que así se opongan, en una posición decidida, al discurso capitalista que sí trabaja para la producción de satisfacciones constantes, de atracción fascinante, persuasiva, convincente y anulante, vale decir un trabajo que malogra convincentemente al deseo, es decir, no someterse a falsas necesidades impuestas desde el mercado.

 El sujeto, sin embargo, al ser efecto de combinaciones de significantes, como se presenta en el discurso freudiano, sólo puede vivir, y por eso es que debe ser leído, por debajo y al margen de cualquier calificativo moral que enaltezca o afrente cualquier acción del sujeto. Éste, que es combinación en movimiento, no es objetivable, está impulsado a obedecer sus leyes inconscientes, es su imperativo. En el trabajo se articula el “más de goce”, supuestamente necesario, con una garantía para el existir. “Débiles” y “perezosos” que la ciencia del mercado capitalista explota. El mercado es el padre común, mientras que el psicoanálisis no representa a ningún “padre”.

En este número, además de ensayos, incluimos poesías, cuentos, microcuentos y relatos a modo de ilustrar que sobre el trabajo hay muchas formas de expresión con las cuales referirse al tema, y que no agotan las posibles interpretaciones de la relación producción-consumo.

 Agosto de 2012

 Leé y descargá con un click en los títulos

1. El trabajo en la literatura bíblica el caso de Gn 3 17 19

2. Flores, un trabajador decidido

3 . Sobre la Orientación Vocacional. Puntuaciones Psicoanalíticas

4. El trabajo y el sufrimiento

5. El trabajo del escritor y la jerarquía de objetivos

7. Trabajo, subjetividad, intersubjetividad y políticas públicas

8. Chipá Jhé. Relatos del Paraguay Migrante. Identidad y Trabajo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s