Sobre la coma

Julio Cortázar escribía:

“La coma, esa puerta giratoria del pensamiento”

Una coma puede ser una pausa. O no…
 No, espere.
 No espere.
 
 Puede hacer desaparecer su dinero.
 23,40
  2,34
 
 Puede crear héroes…
 Eso solo, él lo resuelve.
 Eso, solo él lo resuelve.
 
 Puede ser la solución.
 Vamos a perder, poco se resolvió.
 Vamos a perder poco, se resolvió.
 
 Cambia una opinión.
 No queremos saber.
 No, queremos saber.
 
 La coma puede condenar o salvar.
¡No tenga clemencia!
 ¡No, tenga clemencia!

Lean y analicen la siguiente frase:

“Si el hombre supiera realmente
el valor que tiene la
mujer andaría en cuatro patas
en su búsqueda”.
Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.
Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.

Todo el asunto radica  donde uno pone el corte o la puntuación. Somos sujetos de significaciones porque somos  producto, efectos de puntuaciones. Dime cómo fuiste puntuado y te diré como te significas.

El psicoanálisis es lo que posibilita que el sujeto pueda re-puntualizarse , que tenga una segunda oportunidad para poner la coma en un mejor lugar o,  al menos, en otro lugar menos tormentoso.

Genaro Riera Hunter

Anuncios